jueves, 3 de noviembre de 2016

Las pérdidas del día de muertos





Semana de mucha actividad deportiva en muchos frentes, de día, de tarde y de noche estuvimos muy pendientes de lo que sucedía en Europa, en México y en Estados Unidos, con la Champions League, la Copa Mx y la Serie Mundial, respectivamente, donde como siempre hubo ganadores, pero lo que sobresale son las pérdidas de todo lo que dejó todo este vendaval de adrenalina.

El martes primero y después el miércoles se presentaron dos de los equipos favoritos, de los más grandes y siempre candidatos a levantar la orejona más codiciada dentro del mundo del futbol, hablo de los “Reyes de España” Barcelona y Real Madrid; y es que lo que ha ocurrido en esta jornada ha llamado mucho la atención pues ambos perdieron entre otras cosas el brillo, la chispa, su identidad y hasta el tino a manos de equipos de menor envergadura.

A manos de su técnico insignia los Culés cayeron estrepitosamente en Manchester antes unos “Ciudadanos” que se quitaron los complejos de encima y para la segunda mitad salieron y le pasaron por encima a los dirigidos por Luis Enrique, borraron por completo a la “MSN”, en gran medida porque le quitaron la pelota a los blaugrana, ¿Se imaginan un partido de futbol del Barcelona donde no gana en tiempo de posesión de pelota?, pues el genio de Guardiola lo consiguió gracias a una entrega incondicional de sus pupilos, que se combinaron con lo mermado que está el rival, donde sin lugar a dudas la ausencia del “Fantasmita”  Andrés Iniesta fue la que más les dolió convirtiéndolos en un equipo inoperante en todos los rincones de la cancha.

Al día siguiente en Polonia, llegaban los merengues con la mesa servida ante uno de los rivales más débiles de toda la competencia, que aparte jugaba sin público por un veto impuesto por la UEFA, sin embargo, las condiciones no fueron las pensadas y vimos a un equipo blanco (que jugaba de negro) que no encontró la brújula mas que con unos chispazos a cuenta gotas y fue cuando agonizaba el encuentro que apenas pudieron rescatar un empate con sabor a derrota. Zidane tendrá que sacar la magia para recuperar el espíritu extraviado de su escuadra donde tal vez con el regreso de Modric le muestre el camino para hallarlo.

***


De este lado del charco llegaban a la final de la cada vez menos peor Copa Mx los Gallos Blancos de Querétaro y las Chivas Rayadas de Guadalajara, ambos habían arribado a esta instancia luego de dejar a Toluca y América, respectivamente, por la vía de los penales, donde el claro favorito y no solo por haber dejado en el camino a su odiado rival, sino por el funcionamiento mostrado era el equipo tapatío.

Por su parte los dirigidos por el “Rey Midas” Victor Manuel Vucetich llegaban con nada qué perder y todo qué ganar, nadie daba un centavo por ellos a pesar de que jugaban en casa, un escenario bien conocido por su mala reputación para conseguir campeonatos, “La maldición de la Corregidora” también se perdió la noche de anoche tras la victoria queretana por la vía de los penales nuevamente.

Y ya entrados en este tema aparte de la Copa, Chivas perdió entre otras cosas una buen inversión de casi 20 millones de dlls, que fue lo que tuvieron que desembolsar por Alan Pulido, quien en sus dos oportunidades de marcar desde el punto de los 11 pasos, primero ante América y ahora ante Querétaro, falló de manera catastrófica para su equipo, lo que representa definitivamente dinero tirado a la basura, puesto que lo trajeron para que hiciera estallar las redes de los equipo rivales.

***


La última pérdida de esta semana fue la que ostentaban de manera poco honrosa los Cachorros de Chicago, pues tuvieron que pasar 108 años para que pudieran levantarse con el campeonato de las Ligas Mayores del Beisbol de los Estados Unidos.

Al mismo tiempo se rompe una de las historias deportivas más largas de la historia, un de esa que a los supersticiosos les ponen los pelos de punta, “La maldición de la cabra”.

De acuerdo con la historia, el dueño de la Taverna Billy Goat, Billy Sianis, intentó llevar a su cabra a un encuentro entre los Cachorros y Tigres de Detroit en la Serie Mundial de 1945, pero le fue negado acceso al parque debido al olor de su mascota, y se le informó que debía retirarse.

Al salir del estadio declaró lo siguiente: "Nunca volverán a ganar la Serie Mundial otra vez porqué insultaron a mi cabra." 71 años tuvieron que pasar para que se rompiera el maleficio de un viejo loco y ardido, porque estarán de acuerdo a quién se le ocurre andar como si nada con un cabra, quererla meter a un estadio de beisbol y por si fuera poco que ésta apestara de los mil demonios!

-->
Como sea, felicidades a Gallos, Cachorros, Ciudadanos y Polacos por sus victorias y un adiós definitivo por tantas pérdidas, lo único bueno es que eligieron una fecha muy Ad Hoc para retirarse de este mundo: El día de muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario