martes, 24 de mayo de 2011

Pumas: Un justo campeón


Con un festejo al estilo europeo los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México, cerraron una gran temporada rodeados de su multitudinaria y leal afición. Los campeones iban sobre un camión especialmente acondicionado y decorado alusivamente al campeonato número siete de los felinos.
Primero en el Ángel de la Independencia y luego en el circuito universitario de Ciudad Universitaria, en la Ciudad de México, le muestran a los demás equipos capitalinos cómo es que deberían de festejar cada logro obtenido: con su afición, pues a ellos es a quienes se deben cada institución.
Luego de una temporada por lo demás regular, donde permanentemente estuvieron en la cima de la competencia, y que la perdieron en la recta final ante los Tigres, finalmente se acabó haciendo justicia en México al que mejor hizo las cosas a lo largo del torneo, cosa que rara vez sucede en este futbol.
Aparte obtienen este campeonato aferrados a su ideología, basada en la propia generación de futbolistas en su cantera y reforzados únicamente con algunos extranjeros para redondear el plantel, aunque algunos de sus integrantes han estado a punto de dejar las filas universitarias.
En el caso de Dante López y Martin Bravo, si hubieran sido contratados por otro equipo, probablemente ambos estuvieran de regreso en su país, pues al inicio de su etapa en Pumas no eran muy bien vistos ni por la afición ni por los medios, pues sus actuaciones no resultaban muy convincentes.
Y es que en Pumas sí se le da continuidad a los procesos, planifican de tal forma que a cada quien se le da su tiempo de adaptación y en determinado momento legan a explotar al máximo el potencial de cada jugador, haciendo que valga la pena la inversión realizada en la compra de sus derechos federativos.
Por otro lado, la continua y talentosa cantera de los Pumas nunca ha dejado de producir buenos jugadores, que incluso se convierten en material de exportación la mayoría de ellos, y es precisamente la nueva joya extraída del Pedregal de San Ángel quien le da la séptima estrella, Javier Cortés de escasos 22 años.
Hasta hace no mucho, luego del mundial de Sudáfrica 2010, a la salida del plantel de Pablo Barrera, al West Ham de Inglaterra y de Efraín Juárez, al Celtic de Glasgow, parecía que el lado derecho de Pumas estaría desprotegido pues ambos jugadores se encontraban perfectamente adaptados y consagrados por esa banda, pero una vez más la cantera respondió.
De esta forma la Universidad como siempre lo ha hecho, con bajo presupuesto pero con un espíritu que supera cualquier chequera, demuestra que con trabajo bien hecho y respetando los tiempos de cada proceso los éxitos vienen solos.
Pumas ha obtenido cuatro campeonatos en siete años, mientras que sus rivales del grupo de los llamados grandes del futbol mexicano han obtenido, América dos campeonatos en nueve años, Chivas dos campeonatos en 14 años y Cruz Azul uno en 14 años también, estadísticas que nos hablan de la grandeza de cada institución es estos últimos años.
Reconocimiento aparte para toda la afición universitaria en todo el país y en cada universidad, en todos los estados, donde siempre encontraremos pumas de corazón, pues siempre se mantiene fiel y es de las más numerosas, indudablemente significan el ejemplo a seguir en México, con todo y lo que se habla de la de Nuevo León pero que es únicamente local, la de Pumas es la mejor afición.
En la Ciudad de México, enfrente de la Torre de Rectoría de nuestra máxima casa de estudios, el estadio Olímpico Universitario por varios años ha registrado el promedio más alto en asistencia, y eso es un mérito conjunto entre directiva, cuerpo técnico y afición.
Vaya pues, desde la redacción de Juego Limpio una gran felicitación para este club que reafirma su grandeza en todos los sentidos y que aparte se está acostumbrando al éxito y a saborear las mieles de la gloria que solamente un deporte como éste les puede dar. ¡Goya, Goya, cachun cachun ra ra…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario